emprendimientoFinanciamientoLatin AmericaStartupsUncategorized

Oswald Black. Mochilas y bolsos con ganas de emprender

Valentina Ciullini, Nicolás Schweizer  y Sofía Schweizer son los creadores de la marca mendocina de mochilas personalizadas. Ellos recibieron la guía de AgilMentor y compartimos con ustedes su experiencia y el paso a paso de un proyecto que crece, viaja y sigue proyectando.

La idea

La empresa surge a partir de una charla en la facultad en la que el equipo coincidió en la falta de un producto de diseño local con una estética que los identifique como adolescentes con un lifestyle particular. Esto, sumado a que los tres tenían el condimento principal: ganas de emprender.

El emprendimiento

Oswald Black se dedica a la realización de bolsos y mochilas que buscan darle identidad a los clientes y acompañarlos en el marco urbano y rural, en su rutina diaria, viajes y aventuras.

El desafío de Oswald Black

Hoy el principal obstáculo de este emprendimiento para crecer es la dificultad para conseguir talleres que trabajen con la calidad y seriedad que buscan sus creadores. Esto quita eficiencia en el proceso y tiempo para crear nuevos diseños y productos.

El mayor desafío como emprendedores

Dos palabras: dinero y tiempo. La realidad de no contar siempre con los recursos económicos necesarios para llevar a cabo los proyectos.

El aporte de AgilMentor en el proceso

Los socios nos cuentan que el mayor aporte fue la organización. “Nos enseñaron a programar y organizar antes de tomar decisiones. En el buen sentido, fue la pared que necesitábamos llevarnos puesta en cuanto a la seriedad y voluntad que se necesita para emprender. El modelo de negocios CANVAS nos ayudó muchísimo a organizarnos.”

¿Cómo sigue el proyecto?

El próximo paso para Oswald Black es solicitar ayuda económica para emprendedores, por ejemplo el PAC EMPRENDEDOR. Con esa ayuda buscan comprar maquinaria e insumos para mejorar la calidad y aumentar la productividad.

El consejo de Oswald Black para otros emprendedores.

Es contundente y bastante claro: No rendirse. Siempre es difícil el primer paso, y más todavía cuando se tiene una idea y no se sabe por dónde empezar. Hacer lo que a uno le apasiona, no buscar llenarse de plata con un emprendimiento.

Para los chicos de Oswald Black se trata de las personas nuevas que conocen y de las cosas que crean con ellas. De tener la mente abierta. Crear constantemente, innovar en todo momento y siempre que se pueda.

Un buen equipo, eso es fundamental. Trabajar en equipo, verse crecer y ver a dónde se ha llegado es tremendo! Otro consejo es confiar. “Es agotador, claro que sí, pero al final del día cuando te vas a dormir, te acostás contento, porque sabés que hoy hiciste un poco o mucho de lo que te gusta y te llena. Y eso, para nosotros, no tiene valor.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *